Internacionales

“Prefiero quedarme en casa y morir”: contagiado de coronavirus en México

0

Un auto marca Suzuki color gris se detuvo frente al Hospital General de México y de ahí bajó Víctor Bailón, quien llegó a la entrada respirando con dificultad. Durante días se negó a ir al hospital, convencido de que los médicos estaban matando a los pacientes que tenían coronavirus. Cuando entró arrastrando los pies a la zona de triaje y se desplomó en el suelo, ya era demasiado tarde.

“¡Papito, respira!”, gritó su esposa. “Por favor, respira”.

Al cabo de una hora, Bailón estaba muerto.

México está luchando contra uno de los peores brotes de coronavirus en el mundo, con más de 52,000 fallecimientos confirmados, la tercera cifra más elevada de víctimas de la pandemia. Su lucha se ha dificultado aún más debido a un fenómeno generalizado: un miedo a los hospitales profundamente arraigado.

El problema ha afectado desde hace mucho tiempo a las naciones azotadas por enfermedades desconocidas. Durante la epidemia del ébola en 2014, muchas personas en Sierra Leona creían que los hospitales se habían convertido en trampas mortales inútiles, lo cual provocó que las personas enfermas se quedaran en casa y contagiaran a sus familias y vecinos sin darse cuenta.

Aquí en México, se está produciendo un círculo vicioso similar. A medida que la pandemia destroza un sistema de salud ya debilitado, en el que los cuerpos se acumulan en camiones refrigerados, muchos mexicanos ven el pabellón de COVID-19 como un lugar que debe evitarse a toda costa porque ahí solo les espera la muerte.

Los médicos, enfermeras y secretarios de Salud afirman que las consecuencias de estas ideas son graves. Los mexicanos esperan mucho tiempo para buscar atención médica y acuden cuando sus casos son tan graves que los médicos ya no pueden hacer gran cosa para ayudarlos. Según los datos del gobierno, miles de personas mueren antes de ser ingresadas a un hospital y sucumben ante el virus durante su traslado en taxi o en casa donde han convalecido.

Combatir la enfermedad en casa no solo puede propagar la enfermedad más, de acuerdo con los epidemiólogos, sino que también oculta el verdadero daño de la epidemia, pues una cantidad incalculable de personas fallece sin haberse hecho la prueba del coronavirus y, por lo tanto, no se contabiliza como víctima de COVID-19.

Muchos mexicanos aseguran que tienen razones válidas para desconfiar de los hospitales: según los datos del gobierno, en Ciudad de México (el epicentro del brote de la nación), muere casi el 40 por ciento de las personas hospitalizadas con COVID-19, una tasa de letalidad elevada incluso si se compara con algunos de los peores focos de infección de coronavirus en todo el mundo. Durante el pico de la pandemia en la ciudad de Nueva York, menos del 25 por ciento de los pacientes con coronavirus murió en los hospitales, según los cálculos de los estudios.

Si bien la estadística puede ser imprecisa debido a la cantidad reducida de pruebas, los médicos e investigadores confirmaron que una cantidad sorprendente de personas está muriendo en los hospitales de México.

Durante una oleada de casos en mayo, aproximadamente la mitad de todos los pacientes con COVID-19 en Ciudad de México fallecían dentro de las doce horas siguientes a su llegada al hospital, comentó Oliva López Arellano, secretaria de Salud de Ciudad de México.

En Estados Unidos, las personas que murieron por lo general lograron pasar cinco días internadas en el hospital.

Los médicos afirman que los pacientes podrían sobrevivir más si estos buscaran ayuda antes. Argumentan que retrasar el tratamiento solo provoca más fallecimientos en los hospitales… lo cual genera aún más miedo a estos lugares.

La desconfianza es tan pronunciada que los familiares de los pacientes en Ecatepec, un municipio del Estado de México situado a las afueras de Ciudad de México, irrumpieron en un hospital en mayo, atacaron a sus empleados, se grabaron junto a bolsas de cadáveres y les dijeron a los periodistas que la institución estaba asesinando a sus seres queridos.

“Después de ver videos de lo que le sucede a la gente adentro de los hospitales, al carajo con eso”, dijo José Eduardo, el hermano de Bailón, quien recientemente había pasado 60 días en casa recuperándose de su propio episodio de lo que él cree que fue el coronavirus. “Prefiero quedarme en casa y morir ahí”.

No obstante, a muchas personas en México que pierden la vida en su casa, o incluso camino al hospital, nunca se les hace la prueba del virus, por lo que no se incluyen en el recuento de víctimas de coronavirus. Más bien, caen en un agujero negro de las estadísticas de muertes que no están vinculadas a la pandemia de manera oficial.

Incluso con el recuento oficial, México ya ha sufrido más muertes por coronavirus que cualquier otro país, a excepción de Estados Unidos y Brasil, y el gobierno afirmó recientemente que, durante los últimos meses, hubo 71,000 fallecimientos más de los esperados, en comparación con años anteriores, un indicador de que el virus ha cobrado muchas más vidas de lo que sugiere el recuento oficial.

 314 total views,  1 views today

20 millones de casos confirmados de coronavirus en el mundo

Previous article

Cuba mantiene la tendencia al alza en contagios de COVID-19 con 47 nuevos casos

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *