Ciudadanos comienzan a desencantarse OCHO MESES SIN CONVENCER A LOS MACHALEÑOS

Lo que empezó con muchas expectativas como una administración nueva, despojada de prejuicios y sobre todo, con personas sanas venidas de estratos populares, no ha logrado llenar las expectativas de una mayoría de machaleños que empiezan a dudar de la capacidad de quien está al frente de la administración municipal.

El Ing. Darío Macas Salvatierra y su equipo de concejales, la mayoría por primera vez en funciones de elección popular, parece que no se han dado cuenta que la campaña electoral terminó hace rato, y que por lo tanto, no tienen que parecer ni ser simpáticos con todo el mundo, sino que, deben tomar las riendas de la administración pública para adoptar las medidas que sean necesarias aunque no necesariamente sean decisiones populares.

Lo que se ha visto hasta ahora son funcionarios que le sonríen a todo el mundo y le dicen sí a todo, cuando están conscientes de que las necesidades siempre serán más grandes y no podrán cumplir con todos los ofrecimientos.

Siguen los bailes y las tarimas; se han firmado contratos para regeneración de algunos barrios del suburbio por un valor de 10 millones de dólares aproximadamente. Existe el compromiso del gobierno de entregar 78 millones de dólares para el cambio de tubería de la red de agua potable de la planta Regional La Esperanza; se han cumplido con pago de sueldos atrasados; se ha contratado la construcción de 10 pozos de agua; se ha pagado a proveedores atrasados. Todo esto se destaca como logros de la administración.

En contra tenemos: incalculable número de comerciantes informales han invadido el centro de la ciudad que ha vuelto a ser intransitable para los vehículos; basura acumulada por un deficiente sistema de recolección; denuncias de presunta corrupción en la adjudicación de varios contratos de las empresas públicas municipales ( Aseo recolección de basura y Aguas Machala); pérdida de contacto del Alcalde con el pueblo; inestabilidad laboral en las empresas públicas; abuso de poder en la colocación de parientes en la administración municipal; tráfico de influencias; son sólo algunas de las denuncias que se han presentado en contra del Administrador, unas en investigación y otras desmentidas por el personero municipal.

Temas como la construcción del malecón de Puerto Bolívar o el plan de viviendas, siguen siendo una incógnita a pesar de que el Alcalde insiste en que serán realidad en los próximos meses.

Lo más valioso que tiene una persona o un político, es su palabra. De lo que ha dicho dependen el respaldo y popularidad que pueda llegar a tener, o, el desprecio y animadversión que se gane de la ciudadanía.

La palabra tiene poder.
Ese poder bien canalizado lleva a los pueblos a encontrar mejores niveles de vida para todos en general; lo contrario, que ese poder lleve a los pueblos al abismo de su destrucción total.

De ahí que cuando un pueblo ya no cree en la palabra de su líder, éste pasa a la historia como un ser nefasto y perjudicial al cual sería mejor olvidar con la esperanza de que sólo sea un mal sueño su paso por la administración pública.

El Alcalde es el único dueño de su destino, pero no del destino de la ciudad y sus habitantes, que lo invistieron de poder para administrar y que siguen confiando en su buena voluntad. Todavía goza de un amplio respaldo popular.

Esperemos que en el próximo año se cumpla con su oferta de campaña y su permanente discurso de hacer una Machala grande en su progreso y desarrollo en donde los más necesitados sean los privilegiados de su administración…(O) Uilv.

 1,180 total views,  1 views today

0 Comments

    Leave a Comment

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember me Lost your password?

    Lost Password