Economía

Paseos urbanos, desplazamientos al trabajo y repartos de ‘delivery’ empujan la venta de bicicletas

0

Las bicicletas con estilo vintage son la especialidad del taller Valtek. Los clientes llegan allí con ideas y bocetos a los que Néstor Valderrama se encarga de dar forma con componentes locales e importados.

Cuando empezó este emprendimiento, en el 2008, su producción apenas alcanzó las 20 unidades. El crecimiento de ciclistas urbanos y personas que optan por pasear en espacios de urbanizaciones y parques ha apuntalado sus pedidos.

Cada año elabora entre 180 y 200 bicicletas con estilos personalizados, para hombres y mujeres. Sus productos se expenden desde los $185. Valderrama también está probando bicicletas con armazón de bambú, un nicho que apenas comienza a crecer.

El comercio de bicicletas no es nuevo, pero su mercado ha aumentado en los últimos años, con productos dirigidos a diferentes segmentos, desde novatos a profesionales. La pandemia del COVID-19, que generó restricciones en movilidad, también empujó el uso.

La mayor parte de las bicicletas que se expenden en el país llegan del extranjero, pero hay emprendimientos que arman los aparatos con piezas importadas.

Según datos de la Aduana, las importaciones a consumo de bicicletas armadas han alcanzado $27,57 millones desde enero de 2018 hasta el 5 de julio de 2020. Las importaciones llegan en este periodo a unas 645 000 unidades.

Los principales países de importación de bicicletas armadas son China, Taiwán, Alemania, España e Indonesia. Las partes vienen de China, Taiwán, Vietnam, Malasia y Japón.

En tiendas que comercializan bicicletas nuevas y accesorios indican que la compra se ha visto estimulada por el surgimiento de grupos de ciclistas que impulsan los paseos citadinos y promueven los espacios de ciclovías.

Julio Merchán comenzó hace dos años con el hobby de andar en bicicleta. Al principio lo hacía con su hijo por la zona del parque Samanes, pero con el paso de las semanas se fueron uniendo sus amigos, que adquirieron bicicletas.

Actualmente es un grupo de unos 35 ciclistas que se denomina Panas en Bici, que recorre entre 10 y 45 km dos veces por semana.

En la ciudad se estima que hay unas diez agrupaciones de ciclistas urbanos.

Masa Crítica, colectivo que promueve la bicicleta en Guayaquil, estima que durante la emergencia por el COVID-19 el uso de bicicletas pudo haber aumentado del 3 % al 10 % en la urbe.

Alberto Hidalgo, vocero de ese colectivo, señaló que hay personas que comenzaron a utilizar bicicleta para ir al trabajo o como medio de transporte para delivery.

Los negocios y talleres que reabrieron a partir del 19 de mayo sintieron un incremento en las ventas de unidades y accesorios. “Nosotros cuando abrimos facturamos lo de un mes en seis días”, señaló Freddy Arízaga, encargado del local Mi Bici que lleva una década en el mercado.

En Guayaquil, según Arízaga, hay una importante demanda de bicicletas tipo montañera.

Las bicicletas más económicas pueden costar $160. Las bicicletas para usos más competitivos pueden ir desde $270 hasta $9000.

Otro segmento que ha crecido es el uso de bicicletas para trabajo. De hecho, en este periodo de emergencia han surgido emprendimientos ligados al reparto de alimentos.

Biket es un servicio de entrega a domicilios en bici, que reúne a repartidores que participan en grupos de ciclistas. Ellos trabajan con entregas de negocios gastronómicos.

Al momento hay unos 20 repartidores que despachan los pedidos de negocios de hamburguesas, galletas y otros deliveries.

Los grupos de ciciclistas creen que una vez que Guayaquil cuente con una red de ciclovías habrá más gente usando este medio por salud, recreación o asuntos laborales. Guayaquil apunta a tener 100 km de ciclorrutas. La primera etapa de 40 km comenzó a construirse con un tramo de 14 km que irá de este a oeste.(I)

La selección de la bicicleta

Héctor Pisco decidió unirse a un grupo para practicar ciclismo urbano. Él adquirió una bicicleta en $250 en una tienda del norte de Guayaquil. Con el paso de los meses, a medida que ha crecido su pasión, ha equipado la bicicleta, que ahora podría estar valorada en más de $400.

Él escogió una bicicleta que se adapte a sus necesidades: paseos urbanos y fuera de la ciudad. Con recorridos semanales que podrían superar los 50 kilómetros.

Quienes practican ciclismo urbano aconsejan seleccionar una bicicleta de acuerdo con el uso que se le va a dar, pues en el mercado hay aparatos que incluso están acordes con el tamaño del usuario.

Las bicicletas urbanas son ideales para comenzar, pues son cómodas para pedalear de manera moderada, con una marcha, señalan los ciclistas.

En Guayaquil también se opta por las MTB o de montaña, que son más estables y propicias para terrenos como el de la urbe.

Los precios de las bicicletas varían según la categoría. Las de carrera o ruta pueden ser las más costosas. Estas son más ligeras y alcanzan altas velocidades. (I)

F. El Universo

 283 total views,  1 views today

Tribunal Electoral suspende trámite de causa del ‘correísmo’ en contra del contralor, hasta que se dirima sobre ‘competencias’

Previous article

Captan la magnitud del huracán Hanna visto desde la Estación Espacial Internacional

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Economía