Portugal es un destino ya elegido por 130 universitarios ecuatorianos

Desde tres universidades diferentes del país luso, un joven de Manta, otro de Cuenca y otro de Machala cuentan cómo ha sido su experiencia de vivir el sueño de estudiar en Europa.

“Aprender a defendernos en un mundo totalmente globalizado y modernizado es esencial para los jóvenes de este siglo”. Así piensa Sebastián Bello Sion sobre lo que se debe considerar al momento de buscar una formación universitaria. Es por esto que el mantense de 22 años, decidió estudiar en Portugal hace año y medio, para cursar la carrera de Biología Marina y Biotecnología en la Universidad de Algarve.

Afirma que con esta experiencia ha conseguido una formación más integral, pues vivir en el extranjero le ha permito fortalecer su carácter y, al relacionarse con personas de diferentes nacionalidades, ha podido aprender sobre su cultura y enriquecer sus conocimientos, ya que incluso ha manejado hasta dos idiomas, aparte del español, para poder comunicarse, como son inglés y portugués.

Al igual que Sebastián, actualmente son 130 jóvenes ecuatorianos los que viven en el país luso y se encuentran estudiando en las universidades públicas de Portugal, que a diferencia de las universidades privadas del Ecuador, se mantienen con costos menos elevados, pues cada año escolar llegaría a costar alrededor de 7.500 euros, entre gastos de residencia y colegiatura.

Otra de las razones por las que cada vez más ecuatorianos se interesan en la oferta educativa de este país es por la calidad. Bello manifiesta que la mayoría de las universidades públicas en Portugal mantienen proyectos con la Unión Europea y en su carrera, algunos estudiantes tienen la oportunidad de participar de investigaciones realizadas en la Antártida y en Australia.

Esto se debe a que las universidades se encuentran situadas en el ranking mundial europeo; entre estas el ISCTE-IUL (Instituto Universitario de la Universidad de Lisboa), la Universidad de Beira, la Universidad de Algarve, ubicada en la ciudad de Faro, y la Escuela Superior Náutica, también en Lisboa, que se encuentran aliadas a la red educativa Estudar Portugal, la cual se encarga de asesorar a los estudiantes para que puedan elegir las carreras que más les gusten, también les facilitan el proceso de admisión a las universidades y una vez dentro los acompañan y se mantienen comunicados para apoyarlos en lo que necesiten.

Así lo manifiesta Linda Carreira Sousa, ejecutiva de esta red, quien además comenta que en Portugal se valora mucho la opinión de los jóvenes. “Las mejores ideas están en los jóvenes, hay que escucharlos, tratarlos bien y acogerlos con cariño”, comenta Carreira, quien añade que los egresados tienen mejores oportunidades de empleo.

¿Cómo aplicar?

Para postularse a las universidades los estudiantes deben presentar sus calificaciones de bachilleres con una nota mínima de 7. Pero para ser admitidos, ellos deberán rendir exámenes de ingreso en su país o en las universidades portuguesas y serán aceptados por sus méritos. En este proceso, Estudar Portugal, entra como una guía para asesorar a los interesados.

Hasta el momento los ecuatorianos se han inclinado más por las carreras de Economía, Gestión Empresarial, Ingeniería Civil, Arquitectura, Ciencias Biomédicas, Biotecnologías y Psicología, señala Linda.

Para Sebastián no fue fácil adaptarse al idioma, ya que en su preparación solo tomó algunos cursos de portugués, sin embargo, afirma que para rendir los exámenes de admisión fueron muy abiertos en el proceso, le consultaron si quería dar las pruebas en inglés o en español, como se sintiera más cómodo. También comenta que escogió la Universidad de Algarve porque la ciudad le recuerda mucho a su Manta natal, sobre todo porque es una de las ciudades más populares de Europa debido a las hermosas playas que posee y que llaman la atención de millones de turistas cada año.

Educación y COVID-19

Sebastián Bello comparte habitación en la residencia universitaria con dos estudiantes brasileñas y un compañero portugués con quienes le tocó afrontar la pandemia del COVID-19 cuando estuvo en su pico más alto en Europa. Bello manifiesta que este país supo sobrellevar muy bien la situación, ya que las personas fueron muy obedientes y acataron rápidamente las normas en la cuarentena.

Así se reflejó en las estadísticas que demostraron que Portugal tuvo un menor número de contagiados y fallecidos en relación a España e Italia en pleno pico. Esto lo corroboró el profesor Alexandre Abrantes, subdirector de la Escuela Nacional de Salud Pública de Portugal, en una entrevista realizada por la BBC.

Abrantes manifestó que la gran ventaja de Portugal fue el tiempo que tuvo para actuar, tal como ocurrió con Grecia, el coronavirus llegó al país luso más tarde que a los países vecinos.

“Los portugueses decidieron quedarse en casa incluso antes de que el confinamiento fuera obligatorio”, destacó el profesor de la Escuela de Salud Pública.

Ante esta realidad las escuelas y las universidades en Portugal cerraron cuando aún no había ningún muerto atribuido a la pandemia, mientras que las medidas de confinamiento se adoptaron cuando había pocos casos y eso fue vital para que el virus se propagase de forma mucho más lenta de cómo lo estaba haciendo en su vecino.

“Durante los primeros días de la pandemia, los estudiantes se quedaron dentro de sus residencias y recibieron clases en modalidad on-line. Todos estaban muy protegidos y tranquilos. Las Universidades tienen hospitales propios, en los que trabajan los alumnos de medicina y carreras afines”, señala Linda Carreira, quien además explicó que ante la preocupación de los padres de familia tuvieron que formar grupos de WhatsApp, para mantenerlos informados.

Ante la emergencia sanitaria, entre los requisitos para ir a estudiar a Portugal, ahora se pide que el estudiante se realice una prueba de COVID-19 antes de viajar, la cual servirá para el viaje y también para ingresar en la universidad.

Estudiante de Machala

Actualmente la situación se mantiene con normalidad y la educación se realiza en modalidad mixta, es decir, una semana los estudiantes tienen clases on-line y la otra, clases presenciales con las debidas normas de bioseguridad. Así lo confirma, Carlos Guerrero Medina, un joven de Machala, de 18 años, quien tuvo que esperar hasta octubre de este año para ingresar al primer semestre de Administración de Empresas, en ISCTE o Instituto Superior de Ciencias del Trabajo.

Él comenta que su viaje estaba planeado para el mes de marzo, pero que por motivo de la pandemia tuvo que posponerlo, ya que los papeles de la visa demoraron en salir.

Allá el año lectivo universitario empieza en septiembre, por lo que ingresó un poco más tarde que el resto de sus compañeros, sin embargo, no tuvo mayores inconvenientes para ponerse al día ya que recibió toda la información necesaria para igualarse.

Guerrero en la residencia también convive con estudiantes de diferentes países: ucranianos, chinos y portugueses, por lo que practica a diario más de un idioma para comunicarse, al igual que Sebastián. “Con mi compañero chino estoy aprendiendo a hablar mandarín y también practico mucho el inglés”, manifiesta Carlos.

Algo que también le gusta de estudiar en Portugal es la disponibilidad de los maestros para atender a los estudiantes, en este semestre se encuentra tomando cinco materias y comenta que sus profesores son muy preocupados, pues siempre puede comunicarse con ellos y están dispuestos a despejar sus dudas. También puede tomar clases de refuerzo si algo no entiende muy bien. “La predisposición de los maestros es excelente”, Comenta.

De Cuenca a Portugal

Martín Sarmiento es de Cuenca y estudia arquitectura en la Universidad del Interior en la ciudad de Covilha, en la frontera con España. Al igual que Carlos se encuentra recién hace mes y medio viviendo su sueño de estudiar en Europa. Concuerda con lo expresado por sus compatriotas, pero él resalta la seguridad que mantiene el país europeo. En la ciudad donde estudia puede caminar en la calle hasta altas horas de la noche sin temor a que nada le pase.

Pese al corto tiempo que ambos llevan compartiendo con sus compañeros de residencia y de clases se han dado cuenta de que la gente es muy cálida y amable, por lo que el ambiente les genera confianza no solo a ellos, sino a sus padres quienes esperan que concluyan con éxito sus estudios.

Requisitos para estudiar en Portugal

  • La convocatoria para el 2021 ya está abierta y los requisitos son:
  • Obtener la calificación de Bachiller que no sea mínima de 700 puntos. (7/10)
  • Tener el examen del Senescyt o en alternativa rendir el examen de admisión a la universidad, el cual debe ser específico para la carrera que desea ingresar. (Esto será coordinado con Estudar Portugal)
  • Tramitar la visa de estudiante. (Puede demorar de dos a tres meses)
  • Gestionar la carta de admisión de la universidad a la que se desea ingresar. (Del proceso se encarga la red Estudar Portugal)
  • Contar con un seguro de salud. (Obligatorio)
  • Prueba de COVID-19 antes de viajar y para ingresar al país.

Información:

F. El Universo

 200 total views,  1 views today

0 Comments

    Leave a Comment

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember me Lost your password?

    Lost Password