Buscan que al pasillo se lo declare Patrimonio de la Humanidad

Después de que el pasillo se convirtiera en Patrimonio Cultural e Inmaterial del Ecuador el 26 de noviembre del año pasado, ahora se busca incluirlo en la lista representativa de la Unesco para que sea Patrimonio de la Humanidad. La tarea es ardua y requiere de la ayuda de los denominados portadores de saberes. Así lo informan técnicos del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural (INPC) sobre los proveedores de información que son los artistas, gestores culturales, antropólogos, historiadores, entre otros involucrados con el género en el país. Joaquín Moscoso, director ejecutivo del INPC en Quito, dice que la investigación y la participación multidisciplinaria de los involucrados están sustentadas en un plan de salvaguardia. “El plan tiene una hoja de ruta con estrategias vinculadas a fortalecer la práctica intergeneracional, estrategias de políticas públicas, promoción de la manifestación y luego pasamos a inscribirlo a la lista representativa del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad”, dice Moscoso. Las convocatorias han reunido a más de 300 personas en mesas de participación para conocer el nivel de diagnóstico y realizar el levantamiento de bases de datos. El director indica que se acordó con funcionarios de Perú y Colombia para que Ecuador sea el primer país en presentar el pasillo en la lista representativa de Patrimonio de la Humanidad, en el expediente que entregarán. Karina Fonseca, técnica del cronograma, dice que hay que seguir un protocolo. Establecer el pasillo como Patrimonio Nacional fue el primer requisito en cumplirse. El segundo es el levantamiento de datos. El plazo es hasta finales de marzo de 2020, cuando se envíe el expediente técnico a la Unesco con el diagnóstico y los objetivos de hacia dónde va encaminado el plan. “Es un proyecto a largo plazo, un proceso evolutivo con un seguimiento de la Unesco a Ecuador. Como país debemos entregar un informe cada 5 años para demostrar el grado en que se halla la manifestación”, expresa Fonseca. Hasta ahora se han desarrollado mesas de trabajo en Guayaquil, Portoviejo, Riobamba, Ambato, Latacunga, Quito, Cuenca, Cañar y Loja. Luis Martínez, técnico zonal 5 del INPC en Guayaquil, dice que, de los análisis FODA, se conoció que la primacía de géneros como la música urbana es parte de las amenazas del pasillo. Agrega que las reinterpretaciones de nuevos artistas sobre el pasillo son un tema recurrente en estas mesas, porque no promueven lo tradicional, pero son las de más llegada a la juventud. Christian Ortiz, del área de comunicación del INPC, asegura que personas mayores de 40 años prevalecen en estas mesas. “Según ellos, los jóvenes relacionan al pasillo como algo vetusto y aburrido”.

F:diariopinion

0 Comments

    Leave a Comment

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember meLost your password?

    Lost Password