Local

Médicos esperan veto del COS, mientras que organización de mujeres piden su ratificación

0

Luego que la Asamblea Nacional aprobara con 79 votos, en segundo y definitivo debate, el Código Orgánico de Salud (COS), el pasado 25 de agosto, varias son las voces a favor y en contra de esta ley.

La nueva normativa que pasó a manos del Ejecutivo para su ratificación o veto parcial o total, contiene 405 artículos distribuido en tres libros relacionados con el sistema nacional de salud; cuidado integral de salud; y, régimen del control y sanción.

Desde grupos pro-vida, religiosos, médicos y del sector de las feministas han puesto en debate los articulados más polémicos.

Los tres primeros nombrados piden al Ejecutivo el veto del COS, porque supuestamente se estaría “atentando al derecho a la vida”; mientras que las feministas aducen que es un avance importante en derechos a la salud pública en el país.

Diario CORREO conversó con un ginecólogo obstetra y una activista social que lucha por los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres. Ambos tienen criterios diferentes.

Rosa López Machuca, coordinadora técnica del Movimiento de Mujeres de El Oro:

“La salud no se veta, es la mayor atrocidad que no tiene sentido”

Para Rosa López Machuca, coordinadora técnica del Movimiento de Mujeres de El Oro, el COS contempla muchos temas que ya están establecidos en la norma constitucional vigente. Uno de ellos explica, los que están relacionados con el artículo 9, en relación a los derechos sexuales y reproductivos.

La dirigente dijo que el COS tuvo que ser aprobado por más de una década, tras la aprobación mayoritaria de la Constitución del 2008. “Y todavía las leyes orgánicas y secundarias no están ajustadas con lo que la carta magna establece”, indica.

López refiere que el artículo 9, uno de los más polémicos, debe de ser bien leído para no dejarse “engañar” por los grupos que buscan su eliminación. “Al contrario, este artículo habla de las atenciones en salud en situación de emergencia médica. Además establece que toda contingencia de gravedad que afecte la salud del ser humano con eminente peligro para la conservación de la vida e independiente del lugar de ocurrencia, se considerará la situación de emergencia médica”, aclara.

La activista social comenta que en los actuales momentos existen ciertos hospitales públicos y privados, donde se les niega la atención médica a las personas por múltiples razones, la más recurrente es la económica, “donde se debate la vida y la muerte de una persona por no tener recursos”, asevera la entrevistada.

Por esa razón, López le recuerda a la gente que este país es un Estado de derecho y laico, de acuerdo al artículo 1 de la Constitución. “Las creencias religiosas son respetables, pero son opciones individuales. Aquí estamos debatiendo los temas colectivos”, aclaró.

La defensora de las mujeres aseguró que hace poco en la provincia, una mujer embarazada con un producto “no viable” y que no tenía las características para sobrevivir “la mujer vivió una tortura permanente, porque le pedían que se haga una serie de exámenes que no habían en el territorio para poder tomar una decisión”.

Según la vocera del MMO, en lo que van del año van 70 mujeres asesinadas por razones de género, y que el Ecuador es el país latinoamericano con la mayor cantidad de embarazos adolescentes, donde más del 90% son producidos por violencia sexual. “Inclusive parte de esos delitos de violencia son vía incesto (no está tipificado en el COIP), es decir que el padre violó a su propia hija. Pero de eso nadie quiere hablar, ni la Asamblea Nacional”, expresó.

“La salud no se veta, es la mayor atrocidad que no tiene sentido”, manifestó, agregando que el presidente de la República debería dar paso a este código que da más derechos a las niñas, adolescentes y mujeres.

Dr. Eduardo Soto García, presidente de la Federación Ecuatoriana de Sociedades de Ginecología de Obstetricia:

“El COS debe de ser vetado, porque la mayoría de médicos están en contra”

De su parte, el gineco-obstetra Eduardo Soto García, quien es además el presidente de la Federación Ecuatoriana de Sociedades de Ginecología de Obstetricia (FESGO), habló a título personal, porque al interior de la federación no han topado el tema por ser “polémico”, por eso no han emitido un comunicado como tal.

Según Soto, el COS no ha sido cambiado en nada, y más bien los artículos del 37 al 56, que indica sobre el Modelo de Atención Integral de Salud (MAIS), no es un modelo que confronte a la población de la realidad que se vive en el Ecuador.

“Porque si fuere así, no estuviéramos teniendo mortalidad y falta de camas, por esta pandemia de la que estamos pasando. Es el mismo modelo anterior”, aseguró.

En relación al artículo 9, que habla de la objeción de conciencia en las emergencias obstétricas, dijo que ahí no hay razón de ser que en una emergencia el galeno tenga que atenderla, porque para eso ha sido preparado. “Si es una emergencia obstétrica mucho más, porque el peor número de un país es la muerte de madres. Los médicos nos esmeramos en evitar las muertes maternas”, mencionó.

Sobre la anticoncepción sin consentimiento de los padres de familia que está establecido en el artículo 22, el profesional de la salud refiere que esto se da actualmente, donde muchas jóvenes se inyectan y que el 70% de estos anticonceptivos son inyectables, haciéndolos más fáciles para adolescentes.

“Esto de anticoncepción sin consentimiento de los padres, yo lo veo algo positivo, porque eso nos evitaría embarazos no deseados. Y hay una realidad que la juventud cada vez tiene relaciones sexuales a temprana edad. Si una menor de edad desea realizar anticoncepción no hay problema, eso es correcto”.

Soto indica que existe confusión al momento de dividir la educación sexual, con ideología de género. “O sea por qué no hacer una educación sexual común”, precisa.

Pone como ejemplo que a un niño que tiene preferencias sexuales distintas al resto, “le tendrían que dar una educación con otro contenido”, agregando que la orientación sexual debería ser una sola, hasta que la persona tenga una edad cerebral adecuada, donde psiquiatría debe consentir para que él esté en capacidad de decidir si se quiere cambiar de sexo o no, añade.

El galeno no está de acuerdo con el vientre de alquiler, porque el Estado no está para promover algo que podría causar problemas psicólogos a las mujeres que se vayan a someter a este método.

“El COS debe de ser vetado, porque la mayoría de médicos están en contra. Además que los gremios de la salud no fueron tomados en cuenta para los aportes”, concluyó Soto.

F. Diario Correo

 234 total views,  1 views today

A nivel internacional, UNEIN del Pacífico en Olimpiadas de la Lengua Inglesa

Previous article

Manual de procesos de adopciones internacionales se expidió en Ecuador

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Local