Local

Más de mil familias forman nuevo asentamiento irregular

0

“Llevo para 20 años con el padre de mis hijos. Toda la vida hemos arrendado. Ahora a él (esposo) le redujeron el sueldo y no nos alcanza el dinero. Luego lo despidieron, todo esto pasó a raíz que empezó la pandemia”, contó Maryurie Palma Álava, quien sostiene que no tiene una casa propia para vivir con sus cinco hijos.

La mujer, de 37 años, cuenta que una vez que le pasaron la “voz” de que los terrenos que le pertenecen al Municipio de Machala y al Estado los estaban invadiendo, no dudó dos veces en acordonar con una cinta de color amarilla un espacio de 105 metros cuadrados.

Mientras Maryurie picaba unas verduras que servirían para el almuerzo, indicaba que se quedarán hasta que los desalojen. Esta fue una advertencia del Intendente General de Policía de El Oro (e), Marcelo Orellana, del asentamiento ilegal constituido en una antigua camaronera, ubicada en el barrio Virgen del Cisne, de la parroquia Puerto Bolívar, del cantón Machala.

“Así no nos dejen aquí, pero que nos reubiquen en otro lado para levantar nuestra casa. Estamos dispuestos a cancelar por el terreno, porque ya no queremos seguir pagando arriendo”, pidió.

En cambio, Carolina Chévez, de 29 años, lamentó que las promesas del alcalde Darío Macas de dotarles de una vivienda “no se hayan cumplido hasta la presente fecha”.

“Hace un año se nos quemaron las casas, pero el alcalde nos dio un pedazo pequeño para vivir. Prácticamente estamos ahí amontonados. Además eso no es propiedad”, aseguró Chévez.

Los más de mil posesionarios aducen que la gente se está muriendo y que el mundo se está “terminando” por lo de la arremetida del virus mortal, por tal razón solicitan que los terrenos les sean cedidos o vendidos a precios cómodos para levantar su propia casa.

De su parte, Paquita Crespín, en representación de las ‘Mujeres Trabajadoras del Hogar y afines’, comentó que debido a la necesidad de contar con un terreno para construir una vivienda, las mujeres de su agrupación decidieron invadirlo porque el Estado y el Municipio local no les ha proveído de una.

“Nuestras compañeras no tienen para los arriendos actualmente, porque fueron despedidas en medio de la pandemia. Se han quedado indefensas. La verdad que ellas no tienen donde vivir, por eso tomaron la decisión de venir a posesionarse de estos predios que ninguna institución le da un uso”, indicó Crespín.

La dirigente exigió una solución al respecto, porque alega que no han sido tomadas en cuenta para los planes de vivienda que pregonan el Gobierno Nacional y el cabildo machaleño. “Mis compañeras pueden dar testimonio que no hemos sido informadas ni invitadas para participar de algún proyecto de vivienda”, aseguró.

Otras de la razones que se hayan tomado las tierras, es porque desde el Gobierno Nacional no les han “cumplido” con una vivienda digna. Lo mismo sucede con el plan de casas que prometió la primera autoridad municipal. Ese proyecto del “Plan se viene tu Casa”, aparentemente solo quedó en un lanzamiento que se realizó a finales de enero de este año.

Criterios

Gabriela Barreto:

“Actualmente estamos arrendando. Con mi esposo hemos sobrevivido con el sueldo básico, que en muchas de las veces no se puede ahorrar, porque alcanza para medio comer, pagar arriendo y los servicios básicos. A nosotros ya nos están pidiendo el cuarto porque no se ha pagado por esta realidad del coronavirus. En enero fuimos inscritos en el plan de vivienda del alcalde, pero hasta el día de hoy nos han llamado. Nos prometieron, pero nada se ha cumplido”.

Carlos Aldaz:

“No sabemos si nos vamos a quedar aquí. Nosotros no tenemos donde vivir. Estos terrenos siempre han pasado abandonados. Esperemos que nos den un pedacito de tierra para poder construir nuestra casa para no seguir arrendando, tenemos hijos. Así como ellos (Gobierno y alcalde) nos piden el voto, ahora esperemos que nos apoyen también. 50 años llevo arrendando, aunque me saque el aire trabajando no logro comprarme un solar para construir mi casa”.

María Azuero:

“Necesitamos un espacio de tierra para levantar nuestra casa, porque tenemos que estar pagando arriendo. Ahora mismo no tenemos plata para pagar porque estamos desempleados. Al señor alcalde y al gobernador que nos den un pedacito de estas tierras para vivir. La verdad que ya no alcanza para estar pagando los arriendos porque están muy caros. En mi caso pagamos 180 dólares mensuales por un espacio pequeño. Yo y mi esposo estamos sin trabajo actualmente”.

F. Diario Correo

 263 total views,  2 views today

El Oro contabiliza 31 casos más de coronavirus en las últimas 24 horas

Previous article

Mercados internacionales empiezan a abastecerse del camarón ecuatoriano, tras retorno a la ‘normalidad’

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Local