Los sicarios llegaron abordo de una motocicleta ¡Ejecutado en la tienda!

EL CAMBIO.- Al parecer, sus verdugos le estaban dando “cacería”. Fueron tres tiros en la cabeza que le propinaron sus ejecutores a David Dalmiro Estupiñán Micolta, mientras compraba en una tienda del barrio 10 de Agosto, ubicado en la parroquia El Cambio, de Machala.

Los tipos habían llegado en una motocicleta con sus rostros descubiertos y sin darle tiempo a que reaccione, le abrieron fuego con un arma color plateada, según contó un testigo a la Policía Nacional que llegó al sitio del crimen, tras ser alertados por el ECU-911 de Machala.

Eran cerca de las 16:40 de ayer, cuando los moradores de esta zona agrícola escucharon alrededor de tres detonaciones. Al salir de sus viviendas, vieron al hombre de 40 años que agonizaba en el piso de tabla y en un charco de sangre que se formó por la heridas de los proyectiles recibidos en su cabeza.

TESTIGOS

Los gritos que provenían desde la tienda no se hicieron esperar. “Lo mataron unos tipos!”, gritó una dama que estaba estupefacta por lo que había visto. En cambio, otro testigo que esperaba el bus de servicio urbano que lo llevaría hasta el centro de la capital orense, se escondió para no ser alcanzado por una de balas que descargaba el gatillero.

“Se bajaron de una moto de color negro y le dieron los tiros en la cabeza. Todo fue en cuestión de segundos. Pensé que me iban a hacer algo. Tuve mucho miedo”, narró el hombre de unos 38 años y quien evitó identificarse por temor a represalias.

Según información recaba de el lugar por DIARIO CORREO, los asesinos horas antes de matar a Estupiñán, habían estado dando vueltas por la casa de su señora madre, que está situada al frete de la tienda donde quedó inerte su vástago. Todo indica que lo querían matar a cómo de lugar, mencionó otra fuente que no reveló su nombre.

ESCENA DEL CRIMEN

Agentes de la Dirección Nacional de Delitos contra la Vida y Muertes Violentas (Dinased) y Peritos Criminalística realizaron una inspección ocular al cuerpo que se hallaba cubierto con una sabana de color blanco, que luego de haberse comprobado su deceso por paramédicos de salud, lo taparon ante la presencia de curiosos.

Los expertos, figaron como evidencias tres casquillos percutidos, que presuntamente serían de una pistola nueve milímetros. Sin embargo, serán los análisis técnicos los que determinen qué calibre de arma utilizaron los criminales para terminar con la vida de Estupiñán que, al parecer, trabajaba en labores mineras.

Luego de las diligencias de ley en la escena del suceso, en el cadáver fue llevado hasta el Centro Forense de Machala, para la autopsia de rigor. Equipos de Dinased están tras la pista de los autores de esta nueva muerte violenta en la provincia.

VERSIÓN POLICIAL

“Es una persona que se encontraba saliendo del domicilio de un familiar a comprar algo en una tienda y en el sitio le estaban esperando dos ciudadanos que estaban bebiendo algún alimento y habrían precedido a dispararle”, declaró el coronel Jorge Cevallos Bastidas, comandante de la Policía de la subzona de El Oro.

DRAMA

Conocida la noticia del asesinato de David Dalmiro, los familiares de él estaban consternado s por su muerte, abrazos de solidaridad y resignación se pudo evidenciar en la casa de los Estupiñán Micolta. Ellos evitaron pronunciarse sobre el tema.

HERMANA ASESINADA

Hace tres años aproximadamente, Sobeida Estupiñán Micolta, hermana de la víctima, fue también asesinada al estilo sicariato. La dama, que en ese entonces tenía 43 años, viajaba en una camioneta Ford 150 cuando fue interceptada por dos sujetos que se desplazaban en una motocicleta color roja.

La fémina, en su intento de huir de sus verdugos, terminó con el carro en un canal de riego del sitio Tillales, perteneciente al cantón El Guabo. Allí, los atacantes, para cerciorarse que esté sin vida, la remataron a tiros dentro del automotor.

Fuente: Diario Correo

0 Comments

    Leave a Comment

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember me Lost your password?

    Lost Password