DEBEN IMPULSAR REFORMA A LA LEY DE DESARROLLO DE PUERTO BOLÍVAR

Para devengar el sueldo.

Realmente es vergonzoso lo que ocurre con los asambleístas orenses, que no han dicho esta boca es mía, para impulsar la reforma a la Ley de Desarrollo de Puerto Bolívar, que les fue entregada en bandeja de plata por el prefecto Clemente Bravo, quien les dio haciendo el trabajo.
Más, ahora se supone que los asambleístas orenses – cinco por si acaso – deben empezar las conversaciones con el resto de sus colegas del país con el fin de reunir las firmas necesarias para que el tema entre a debate en el pleno de la Asamblea Nacional, y una vez ahí, sea aprobado en primer y segundo debate, logrando el objetivo de que se convierta en Ley de la República.
Pero desde que Clemente los reunió en la Asamblea en Quito la semana pasada, no se ha escuchado a ninguno ellos por lo menos salir a los medios de comunicación a pedir que el resto de asambleístas se unan a esta causa que es justa por donde se la mire.


Ni Franco Romero, Andrea Yaguana, Rosa Orellana, Mercedes Serrano o Patricia Enríquez, se han pronunciado para que esta reforma se convierta en Ley, esto es el colmo de la mediocridad y quemeimportismo, por lo que un grupo de porteños está atento a lo que ocurra en los próximos días, puesto que aseguran que desde esa parroquia olvidada y marginada, nacerá el pedido de REVOCATORIA DEL MANDATO para estos cinco buenos para nada, con la exigencia de que devuelvan todo el dinero que han cobrado como salario no devengado durante el tiempo que estuvieron paseando por la Capital de la República.
Este sería un ejemplo a seguir por el resto del país, ya que los nuestros no serían los únicos que se ganan el sueldo sin trabajar.

0 Comments

    Leave a Comment

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember me Lost your password?

    Lost Password