Internacionales

la historia del argentino que diseña módulos habitacionales para la NASA

0

Guillermo Trotti, de 70 años, fue uno de los primeros diseñadores espaciales de los EE.UU. y hoy es un referente mundial en la materia.

De niño, Guillermo Trotti nunca se detenía a contemplar las estrellas, mucho menos a la luna. Sus intereses en una Buenos Aires a fines de los años ’50 —tan convulsionada políticamente como hoy—, eran más bien terrenales: leer los ejemplares de la revista National Geographic que su padre compraba en su casa de Martinez y, cada vez que podía, irse de su hogar a conocer sitios cada vez más lejanos. El sur patagónico de la Argentina; el extenso río Paraná, en el norte; las costas del Uruguay, tan cercanas. 

En su familia de arquitectos (desde su bisabuelo hasta su padre) no se hubiesen extrañado de que el pequeño Guillermo, de 14 años, se convirtiera en un explorador, un trotamundos sin ningún rumbo fijo más que el de buscar su próxima aventura. Tampoco se habrían sorprendido si, finalmente, su destino se anclaba en la arquitectura, profesión consumada en los Trottis.

Pero lo que nadie hubiese imaginado era que aquel pequeño, fanático de las revistas de la vida salvaje y la fauna, como de las exploraciones más inhóspitas, se convertiría en uno de los primeros arquitectos espaciales que trabajasen para la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de los EE.UU. (NASA, por sus siglas en inglés) y que se dedicaría a diseñar módulos habitacionales para la Estación Espacial Internacional que hoy se encuentra orbitando a unos 400 kilómetros por encima de la Tierra. 

“A mí se me abrieron los ojos a los 19 años, cuando conocí por primera vez a Brasil. Era 1968 y encontré una cultura tropical diferente, con una energía social muy particular. Ya había realizado varios viajes como mochilero, pero fue ahí que dije: ‘Tengo que conocer el mundo'”, cuenta hoy Guillermo en diálogo con RT y desde Boston, en el estado de Massachusatts (EE.UU.).

El deslumbramiento por el ‘gigante de sudamérica’ lo llevó a tomar una decisión: irse del país. Pero ¿a dónde? La respuesta a ese interrogante ocurrió también ese año con el estreno en los cines locales de la película ‘2001: Odisea en el espacio’. En el film, dirigido por el multipremiado director Stanley Kubrick, se narra la historia de la humanidad, enlazada a la inmensidad del espacio y los descubrimientos que esconde.

“Me dio vuelta la cabeza. No me la olvido más”, confiesa Trotti. Faltaría solo un año para que los EE.UU. revolucionaran las investigaciones espaciales y pisaran por primera vez la Luna. El joven argentino ya había tomado una decisión: migrar a Norteamérica.

 198 total views,  1 views today

Manada de delfines se agrupa para darse apoyo antes de ser matados por cazadores

Previous article

Сazadores furtivos norcoreanos hieren a tres guardias fronterizos rusos en el mar de Japón

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *