PolíticaSeguridad

Fuerzas Armadas utilizarán los 10.000 fusiles AK47 chinos para entrenamiento militar

0

A través de cooperación internacional, durante el gobierno de Rafael Correa, Ecuador recibió la donación de 10.000 fusiles AK47 tipo 56-2 por parte del Gobierno de China.

Esas armas presentaron varios problemas. Nunca pudieron ser utilizadas y, cinco años después, se ha decidido darles un fin educativo.

Según el examen, los fusiles están en custodia de las unidades militares. Se encuentran en buen estado de conservación, almacenados en sus empaques propios, con la grasa original y mantenimientos preventivos.

Pero, el 7 de abril de 2021, Oswaldo Jarrín, entonces ministro de Defensa del gobierno de Lenín Moreno, anunció la chatarrización de los 10.000 fusiles chinos.

Sin embargo, la Contraloría determinó que las Fuerzas Armadas no cuentan con normativa interna que establezca procedimientos y acciones a tomar, para los casos de material bélico que se encuentra inservible y no es usado.

Luego de la publicación del informe de la Contraloría, la tarde del 8 de junio de 2021, el ministro Fernando Donoso se reunió con Chen Guoyou, embajador de China en Ecuador, y con el agregado militar de esa delegación diplomática.

Tras la reunión, los gobiernos de Ecuador y China acordaron utilizar los 10.000 fusiles para entrenamiento militar. Esta decisión se toma pese a la existencia de dos informes sobre los problemas técnicos que presenta ese armamento.

El 3 de octubre de 2017, en el gobierno de Lenín Moreno, el comandante del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de las Fuerzas Armadas suscribió el informe FT-GEO-P-3-053-2017.

Ese documento decía, entre otras cosas, que la munición existente para esos fusiles era insuficiente: no había balas para capacitar sobre su uso a las tropas ecuatorianas y mantener operativas las armas

El problema se agravó porque la empresa pública Santa Bárbara, dedicada a la producción de municiones, no fabricaba ese tipo de balas.

También se detalló que los fusiles estaban diseñados para personas zurdas. Y que el personal ecuatoriano, en su mayoría, es diestro.

La tercera conclusión fue que se analice si estos fusiles eran factibles para ser utilizados para conocimiento general de armamento, instrucción básica o para uso en paradas militares.

El 10 de octubre de 2017, el Comandante del Comando de Operaciones Terrestres (COT) emitió otro informe.

En ese documento, finalmente, se resolvió que los fusiles debían ser utilizados para instrucción y no como arma de dotación.

Días después, empezando noviembre de 2017, el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas (Comaco) firmó un contrato por USD 11.602 con Santa Bárbara EP para realizar pruebas de evaluación a los fusiles y al lote de munición 7.62x39mm.

Ese estudio, con base en pruebas de condiciones extremas (arena – polvo y agua – lodo), determinó que los fusiles tenían problemas de trabas en el gatillo disparador y, por lo tanto, su funcionamiento no era aceptable.

Además, en la prueba de caída hubo problemas de desarme de la alimentadora, del seguro de disparo. Y, al impacto de la caída, se dispararon fortuitamente dos de cinco fusiles probados.

Con este resultado se consideró que en una situación real, debido a las fallas que provocaban una caída, los soldados iban a quedar desprotegidos. O, en un caso peor, se podían disparar accidentalmente.

|Primicias

 169 total views,  1 views today

Richard Carapaz ganó la quinta etapa y se convierte en líder del Tour en Suiza

Previous article

Alcaldes presentaron requerimientos al gobernador Francisco Vera

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Política