Internacionales

El estallido en Beirut es una advertencia para Estados Unidos

0

No bien me enteré de la terrible explosión en Beirut y de la consiguiente escalada de especulaciones sobre quién la habría provocado, mi mente se retrotrajo a una cena de la que participé 40 años atrás, en la residencia de Malcolm Kerr, entonces presidente de la Universidad Americana de Beirut.

En el transcurso de la cena, alguien mencionó la inusual granizada que había caído sobre Beirut dos noches antes. Cada uno de los asistentes tenía su propia teoría sobre ese raro suceso meteorológico, hasta que Malcolm les preguntó irónicamente a sus invitados: “¿Ustedes dicen que fueron los sirios?”

Avanza la extrema pobreza y el futuro se desvanece para toda una generación

La pregunta de Malcolm, hombre encantador y brillante académico, que fue trágicamente asesinado dos meses después de aquella noche por personas nunca identificadas, era una broma y una profunda reflexión al mismo tiempo. Se estaba riendo de la tendencia de los libaneses a ver una conspiración detrás de cada hecho, sobre todo conspiraciones de Siria, y por eso nos reímos todos.

Pero también era una reflexión profunda sobre la sociedad libanesa, y que lamentablemente ahora también es aplicado a Estados Unidos: en el Líbano de entonces y más aun hoy en día, todo, hasta el clima, se ha politizado.

Debido a la naturaleza sectaria de la sociedad libanesa, donde todos los poderes de gobierno y las arcas del Estado fueron constitucional o informalmente repartidos con cuidadoso equilibrio entre las diferentes sectas cristianas y musulmanas, todo era efectivamente político. Cada nombramiento, cada investigación por mal desempeño, cada decisión de gobierno para financiar eso y no aquello, era visto como una ventaja para un grupo y un perjuicio para otro.

Fue un sistema que logró estabilizar a una sociedad sumamente diversa como la libanesa, entre los espasmos de una eterna guerra civil, pero al precio de no rendir nunca cuentas, y de una corrupción y un desmanejo permanentes.

Por eso lo primero que se preguntaron la mayoría de los libaneses después de la explosión no fue qué había pasado, sino a quién le convenía.

Estados Unidos se va pareciendo cada vez más al Líbano y otros países de Medio Oriente en dos aspectos. Primero, que nuestras diferencias políticas se han polarizado tanto que ahora nuestros dos grandes partidos parecen sectas religiosas en una lucha de suma cero por el poder. Allá se llaman chiitas, sunnitas y maronitas, o israelíes y palestinos. Acá los llamamos demócratas y republicanos, pero se comportan cada vez más como tribus rivales que creen en el poder a vida o muerte.

Segundo, al igual que en Medio Oriente, en Estados Unidos ahora todo está cada vez más politizado: hasta el clima, hasta la energía, hasta el uso de barbijo en una pandemia.

De hecho, en Estados Unidos nos estamos pareciendo tanto a Medio Oriente que mientras los libaneses llegaban a la conclusión de que la explosión efectivamente fue accidental, el presidente Donald Trump hablaba como un líder de las milicias de Beirut, declarando que seguramente fue una conspiración.

“Fue un atentado”, dijo Trump que le habían dicho sus generales. “Una bomba de algún tipo.”

Pero cuando todo se vuelve político, las sociedades, y ciertamente las democracias, terminan muriendo. La politización también termina acogotando la gobernabilidad. De hecho, lo que dejó preparado el camino para la explosión fue el fracaso del corrupto Poder Judicial libanés para proteger el bien común y ordenar el retiro de esos explosivos del puerto, tal como se lo venía solicitando insistentemente la autoridad portuaria desde hace años.

Bolivia: siguen los bloqueos de rutas y temen un rebrote de la violencia

“Para que se difunda una política sana tiene que haber puntos de referencia que queden fuera de la política, como cierta idea del bien común”, explica el filósofo de las religiones Moshe Halbertal, de la Universidad Hebrea. “La política muere cuando todo es política”.

Para decirlo de otra manera, cuando todo es política, todo tiene que ver con el poder. No hay centro, solo hay lados. No hay verdades, solo hay versiones. No hay hechos, solo deseos contrapuestos.

Si alguien cree que el cambio climático es real, debe ser porque le pagaron con algún subsidio o beca de investigación. Si alguien cree que el presidente Trump cometió una falta que amerita un juicio político al haber intentado reclutar al presidente de Ucrania para debilitar a Joe Biden, es porque quiere el poder para su partido.

Los populistas de derecha como Donald Trump -como Bibi Netanyahu en Israel, Jair Bolsonaro en Brasil, Viktor Orban en Hungría, Recep Tayyip Erdogan en Turquía y Vladimir Putin en Rusia- se dedican a socavar deliberadamente a los custodios de los hechos y el bien común. El mensaje que les dan a sus pueblos es: “No crean en los jueces, ni en los funcionarios públicos independientes, ni en los generadores de noticias falsas. Confían exclusivamente en mí y en mis decisiones. El mundo es una jungla. Quienes me critican son asesinos (así llamó Trump a los corresponsales de la Casa Blanca el viernes), y solo yo puedo proteger a nuestra tribu de la de ellos. Es el poder a vida o muerte.”

Esa tendencia no solo nos hace mal: nos está matando, literalmente. La razón del rotundo fracaso de Trump en el manejo de la pandemia de Covid-19 es que finalmente se topó con una fuerza que no puede desacreditar ni politizar: la Madre Naturaleza. La política no tiene poder sobre ella, porque es pura física, química y biología, y hará lo que esas fuerzas dicten -en este caso, propagar el coronavirus-, sin importar lo que diga Trump.

Los mandatarios de Alemania, Suecia y Corea del Sur afirmaron todo lo contrario. Dijeron, “No, hay hechos científicos independientes de la política, y existe el bien común, y nosotros nos atendremos a los hechos, y apuntaremos al bien común con una estrategia de salud pública.”

Hace unos días, ante una audiencia republicana en Cleveland, Trump dijo que si gana, Biden “irá contra la Biblia, irá contra Dios. Está en contra de Dios. Está en contra de las armas. Está en contra de la energía, de nuestro tipo de energía.”

¿A qué se refiere con “nuestro tipo de energía”?

Bueno, resulta ser que ahora hay una energía republicana -petróleo, gas y carbón-, y una energía demócrata -eólica, solar, hídrica-. O sea que quienes creen en el petróleo, el gas y el carbón, se supone que deberían oponerse al aborto y el uso de barbijo. Y a quienes creen en la energía eólica, hídrica o solar, se los presume abortistas y pro-barbijo. Llevada al extremo, esa lógica es la que destruyó al Líbano, Siria, Irak, Libia y Yemen, y que ya se está devorando a Israel.

Pero quien escuche a los manifestantes que tomaron las calles en Beirut oirá el reclamo de muchos libaneses ávidos de un gobierno que represente el bien común. Y acá en estados Unidos lo mismo. ¿Quiénes son los líderes que muchos de nosotros seguimos respetando y anhelando, por más que estemos en desacuerdo con ellos?, se pregunta Halbertal.

“Son esos líderes que creen que existe un espacio sagrado, el del bien común, que está fuera de la política, y que tomaron grandes decisiones en base a su mejor evaluación del bien común, y no de su interés por el poder.”

Esos líderes hacen mucho por sus partidos respectivos y no le escapan a la política, sino que se involucran en ella intensamente, pero saben dónde empieza y donde debe terminar. No tergiversan la Constitución ni lanzan una guerra ni ningunean una amenaza para la salud pública para aferrarse al poder.

En Medio Oriente, esos líderes escasean y suelen ser asesinados, pero sus nombres quedan: Isaac Rabin, Anwar Sadat, Rafik Hariri, y varios valientes periodistas libaneses, como mis colegas Gibran Tueni y Samir Kassir.

Por eso muchos de nosotros admiramos al juez supremo John Roberts, cuando de tanto en tanto vota en coincidencia con los miembros progresistas de la Suprema Corte. Y no porque la decisión sea progresista, sino porque actúa en nombre del bien común, y no de su tribu política.

También por eso seguimos admirando a nuestros militares, guardianes de nuestro bien común, y por eso nos indigna tanto que Trump quiera arrastrarlos a la “política”.

Piensen en la dignidad de Al Gore al aceptar con elegancia la decisión altamente politizada de la Suprema Corte que le dio el triunfo a George W. Bush en las elecciones de 2000. Gore antepuso el bien común. Puso el cuerpo por Estados Unidos.

Escándalo en Italia: cinco diputados recibieron un “bonus Covid”

En una situación semejante, Trump habría despedazado al país, y créanme que si pierde en noviembre, no habrá manera de que anteponga el bien común y se vaya tranquilamente a su casa.

“Cuando perdemos ese terreno sagrado, fuera de la política, que es el bien común, las sociedades colapsan”, dice Halbertal.

Es lo que pasó en el Líbano, en Siria, Yemen, Libia e Irak. Y es lo que está ocurriendo poco a poco en Israel y Estados Unidos.

Revertir esa tendencia es la tarea más importante que tiene nuestra generación.

 252 total views,  1 views today

Pobladores salen a cazar a “nahual” en Soledad de Doblado, Veracruz

Previous article

Científicos logran transformar el agua de mar en agua potable

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *