EL “NEGOCIO” DE LAS EDITORIALES DE LIBROS

A vista y paciencia de las autoridades en tiempos de clases.

Un secreto que lo conoce todo el mundo – menos los del Ministerio de Educación – es el sucio negocio de la venta de libros que mantienen desde hace muchos años, las empresas editoras de libros con las escuelas y colegios privados, e incluso con establecimientos públicos, a pesar de la prohibición expresa que ha dispuesto el gobierno nacional.

Por estas fechas, los empresas editoras contratan a agentes vendedores que son los encargados de recorrer las escuelas y colegios en todo el país ofreciendo los textos escolares para que se los venda a los estudiantes. Dependiendo de la cantidad de alumnos es la comisión que recibirán las autoridades de las escuelas y colegios que acepten este sucio negocio.
Si tomamos en consideración lo dicho por el Secretario del Sindicato de Choferes Profesionales de El Oro, que él habría recibido USD $7.000 por permitir que la venta de libros sea exclusiva para una editorial y el colegio “Siete de Mayo” tiene 500 estudiantes, quiere decir que por un colegio con 1.000 estudiantes la comisión podría ser de USD $14.000, y así sucesivamente.

Se calcula que en el país existen más de 2 millones de niños y jóvenes que estudian en escuelas y colegios fiscales, cuyos padres son todos los años obligados a comprar los útiles escolares para su educación entre ellos los libros, cuyo precio fluctúa entre 20 y 40 dólares cada uno. Cabe indicar que las materias que exigen libros para su estudio son Lenguaje, Matemáticas, Inglés, Ciencias Naturales y Estudios Sociales. Cinco libros como mínimo.

En este somero análisis que hacemos en este medio de comunicación, podemos deducir que se trata de una negocio millonario, que podría manejar cifras de hasta USD $200´000.000 al año, considerando que cada padre de familia hace en promedio una inversión de USD $100 dólares en cada estudiante.

Ahora bien, esta cifra se incrementa si tomamos en consideración a los directores y rectores de escuelas y colegios públicos, que acostumbrados a la corrupción, venden libros en el interior de los establecimientos esquilmando aún más la pobre economía del pueblo ecuatoriano.

Esta es la verdadera mafia que se mueve en torno a las editoriales de libros de texto escolares, que manejan cientos de millones de dólares al año, y lo hacen tal y como lo dijo públicamente Marcio Galarza, van a las escuelas y colegios hablan con el dueño o responsable, le dan X cantidad de dinero, y listo el negocio, tienen luz verde para vender los libros para todos los estudiantes al precio que ellos creen conveniente.

Para tapar y no dejar huellas de este delito, se esconden tras pequeñas tiendas vendedoras de libros a donde deben acudir los padres de familia a comprar los textos de tal editorial y de ninguna otra.

Esto lo sabe y conoce todo el Ecuador, menos las autoridades del ministerio de Educación, que parecen dirigir la mirada a otro lado porque también estarían embarradas del mismo estiércol. (I)

Más próximas ediciones.

 325 total views,  4 views today

0 Comments

    Leave a Comment

    Login

    Welcome! Login in to your account

    Remember me Lost your password?

    Lost Password